Santísima Trinidad – Casco abierto


 

statrinidad_c_06

Características
– Eslora: 61 m
– Manga: 16 m
– Calado: 7,7 m
– Desplazamiento: 5,431 Tons epoca, 2,620 actuales
– Tripulación: 1,071 personas

Armamento
– 32 cañones de 36 libras
– 34 cañones de 24 libras
– 36 cañones de 12 libras
– 18 cañones de 8 libras
– 10 obuses de 24 libras
– 6 cañones de 4 libras

Notas
– Escala: 1:100
– Fecha de Construcción maqueta: 1995

Historia

El “Santísima Trinidad”, fue botado en La Habana en 1769. Su diseño y construcción de debió al Capitán de Fragata, ingeniero Matheo Mullán, quien murió en 1977, justo cuando se colocaba la quilla en grada, por lo que su construcción se realizó bajo la dirección de Juan Antonio de la Colina, Comandante del Apostadero.  En el momento de su botadura, su eslora era de 214 pies de Burgos, y su manga de 58, con un porte de 116 cañones, y 4.902 toneladas de la época, de desplazamiento.

En 1770, emprende su primer viaje junto al “Francisco de Paula”, rumbo al Ferrol, donde debía ser artillado, con lastre de piezas de artillería inútiles y piedras. En su travesía mostró que cabeceaba, y tenía mal gobierno, por lo que al llegar al Ferrol, se le hicieron arreglos, y se le instalaron 116 piezas de artillería. Entre Julio y Agosto de 1770, salió en viaje de pruebas, y se vio que escoraba tanto, que no se podían abrir las portas de la primera batería, salvo con tiempo ideal. En 1771, se coloca de nuevo en dique, donde se le rebajan las cubiertas para bajar el centro de gravedad, y se le añaden 4 cañones, entre otras variaciones. Es conducido al Arsenal gaditano de La Carraca, con la conclusión de que el navío no había corregido el defecto. Se le hacen nuevas modificaciones , y se le arma la cuarta batería con 10 obuses , para portar 130 piezas de artillería.

En 1793, tenía ya 221 pies de Burgos de eslora (61 metros), 58 de manga (16.1 m.), y 28 de puntal, siendo su desplazamiento de 5431 toneladas. Con una altura desde la línea de flotación hasta la galleta del mástil, de 63 metros.

En 1779, interviene con éxito en la partida del puerto de Cádiz, escoltando al convoy de D. Buenventura Moreno, que se dirige a Menorca para recuperarla de los ingleses, operación que se culmina victoriosamente. En 1780, interviene en el apresamiento de un convoy inglés de 51 buques, que entran en en Cádiz y Huelva, tras haber puesto en fuga la escolta. Siempre con la insignia de D. Luis de Córdoba, interviene en las operaciones del segundo asedio a Gibraltar, y en el posterior combate en caza del Cabo Espartel, que no llega a generalizarse por falta de interés de los ingleses por trabarlo, prestando hasta l.789 diversos servicios en el Mediterráneo y Golfo de Cádiz ,pasando finalmente a ésta ciudad en situación de desarmo. Tras hacerle un exhaustivo reconocimiento , y ver que su casco se halla en buen estado, se le hacen diversas obras de modernización y reforma (forro de la obra viva de cobre, embonado, aumento de artillería etc.). Participa como buque insignia de D. José de Córdoba ,el 14 de noviembre de 1797, en la batalla de San Vicente, mandado por Rafael Orozco, en el que es rodeado y atacado por el Britannia de 100 cañones, y el “Captain”,éste mandado por el propio Nelson, y otros dos navíos, que lo desmantelan y lo ponen en gravísima situación, que es salvada por la decidida intervención del “Pelayo” de 74 cañones, y más tarde por el “Principe de Asturias” y el “Conde Regla”., quedando desmantelado y con tan graves averías que el almirante tuvo que trasladar su insignia a la fragata “Diana”.

Este combate, fue favorable a los buques ingleses, que, pese a ser numéricamente inferiores en número, encontraron a la Escuadra Española totalmente desperdigada en la madrugada del día 14, trabando combate antes de que se pudiera reorganizar, apoderándose los británicos de cuatro buques españoles (“Salvador del Mundo”, “San Isidro”, San Nicolás” y “San José”) Como consecuencia del desastre, Córdoba y otros mandos de la Escuadra, fueron juzgados en Consejo de Guerra, y depuestos, aunque posteriormente, Córdoba, fue rehabilitado por el Monarca. En ésta batalla, perdimos 1.500 marinos entre muertos y heridos. Antes de trafalgar, se le añaden cuatro obuses más, quedando con 140 cañones. Su dotación era de 16 oficiales de guerra, 11 oficiales mayores. 5 guardiamarinas. 261 tropa de infantería. 24 oficiales de mar. 240 artilleros. 152 marineros. 259 grumetes, y 35 pajes con un total de 1.071 personas.

En la Batalla de Trafalgar, el 21-10-1805, al mando de Fco. Javier Uriarte, junto al “Bucentaure”, insignia francés, traban combate con el “Victory” de Nelson, de 100 cañones, sufriendo éste los estragos de la potente artilleria del “Trinidad”, que dañó su arboladura, luego se produjo un incendio , que dejó al navío inglés sin gobierno, y al propio Nelson herido de muerte. Los navíos británicos “Conqueror”, “Leviatán”, Neptune”, “Africa” y “Prince”, atacan al “Trinidad” y “Bucentaure”,. Tras varias horas de combarte, desarbolado, el “Trinidad” resiste dos abordajes, pero al tercero, no puede oponer suficiente marinería. Con 312 muertos y 338 heridos en su dotación, y tras una feroz lucha cuerpo a cuerpo por todas sus bodegas, el buque se rinde al caer la tarde. Las fragatas británicas “Náiade” y “Phoebe”, tratan de remolcarlo hacia Gibraltar, pero la tempestad desatada tras el combate, y las averías sufridas, aumentaron su escora hasta tal punto, que sus captores optaron por incendiarlo y abandonarlo, hundiéndose a unas 3 millas de la costa., terminando así su azarosa vida de 34 años al servicio de la Armada, pudiendo considerársele como uno de los buques de guerra más célebres de la Armada Española.

En Trafalgar, los Españoles, tuvieron más de 1000 muertos y 1400 heridos, perdiéndose 3 buques hundidos, otros tres apresados, y cuatro embarrancados en la costa A los largo de su vida operativa de 34 años, el “Trinidad” sufrió numerosas modificaciones, que hicieron que el buque que combatió en Trafalgar tuviera poco que ver con su aspecto al ser botado. Su eslora pasó de 59 a 6l metros, y su desplazamiento de 4902 toneladas de la época ,a 5431, variando asimismo el resto de sus dimensiones y de cubiertas (de tres a cuatro), con el correspondiente aumento de armamento, de 116 a 140 cañones.

Resulta curioso, que en 1796, el Trinidad tenía 4 vergas por mástil, cuando el resto de los Buques de la Armada, tenían 3 vergas por mástil , según informes. El Arsenal de la Habana, fue donde se construyó mayor número de navíos de tres puentes del Siglo XVIII, 7 de un total de 12. Hay que añadir, que las maderas tropicales con las que se construía en La Habana, tardaban mucho más en pudrirse que las maderas peninsulares, lo que alargaba la vida operativa del buque.

NOTA: De éste navío, existen dos maquetas, como puede observarse, una a escala 1:100, con el velamen completo, y otra a escala 1:80, que carece de velamen, y cuyo casco está completo por el costado de estribor, y abierto por el de babor, al objeto de que se pueda ver todo el interior (toneles, estiba de los cables de las anclas, almacenes de cabuyería, baterías al completo, interior del alcázar, pañoles de velas etc.)