Prinz Eugen


Prinz Eugen 01

Bibliografía
German heavy cruisiers. (Gordon Williamson)
Enciclopedia Navíos y Veleros (ed. Planeta)
Enciclopedia La Marina (ed. Delta.)
Enciclopedia de los barcos (ed. Edimel)
La Epopeya de la Kriegsmarine (Cajus Becker)
Guerra en Alta Mar (ed. Optima)

Notas
– Maqueta comenzada en septiembre 2007 – enero 2008
– Escala 1/200.
– Costruida en madera de pino maziza posteriormente vaciada

Casco y superestructuras
Su silueta recordaba a la clase Scharnhorst, de casco contínuo, con una proa muy lanzada , un acentuado arrufo y popa redonda tipo crucero. Sus dimensiones eran 207 m de eslora por 11,9 de manga, y 19.000 t de desplazamiento. Su relación eslora/manga, era muy próxima a la ideal. Un timón, tres hélices y las quillas de balance completaban la obra viva. En la cubierta principal, una toldilla continuada se extendía enlazando las dos torres sobreelevadas. A proa de la misma se encontraba el puente de mando, seguido de una única y gran chimenea y la rampa de lanzamiento de hidroaviones, acabando en la popa con un gran palo en trípode y el puesto de mando auxiliar.
Las numerosas vías de aireación e iluminación tanto en el casco como en superestructuras iban en detrimento de la seguridad del buque en caso de daños.
Su maniobrabilidad y tenida en el mar eran buenas , con un radio de virada de 450 metros. No obstante, a baja velocidad se acusaba la influencia del viento y la corriente. Con mar de proa y ángulo de cabezada de 14º, se reducía la velocidad hasta un 50%. Aunque le fue cambiada su proa recta inicial por una oceánica o en clipper, lo cierto es que siempre fue considerado un barco “húmedo”.

Protección
En la distribución de pesos, correspondía al blindaje un 27,5% del total. Sin ser algo extraordinario, era robusta y completa. La cintura acorazada se extendía por toda la eslora del buque con un máximo de 80 mm en el centro, que disminuía a 70 en los extremos. En cuanto a la horizontal la primera cubierta tenía un blindaje de 12mm, que aumentaba a 30 a la altura del armamento principal. La cubierta acorazada tenía un espesor entre 30 y 50 mm. según las zonas que debía proteger. También estaban blindados los puestos de dirección de tiro con un espesor de 20 mm. En cuanto a las torres de grueso calibre, tenían un espesor de 105mm en los frontales, y 70 en los costados y techo. La protección submarina se encomendaba a los bulges y la compartimentación del casco.

Prinz-Eugen-17Aparato motor
Comprendía doce calderas de alta presión. Estaban repartidas en tres locales separados y consecutivos que proporcionaban vapor a tres grupos turborreductores también separados. Las hélices eran triples y tenían un diámetro de 3,15m. Este sistema propulsor resultó ser muy delicado y sufrió muchas averías. En pruebas, el Prinz Eugen desarrolló una potencia máxima de 133.600 hp, y alcanzó una velocidad de 33 nudos con 290 revoluciones de la hélice. Navegando sólo con las hélices laterales podía alcanzar los 27 nudos, y sólo con el grupo central, 22 nudos. Su punto débil era su autonomía muy limitada, por lo que se le hicieron obras para aumentar la capacidad de fuel  en 1000 t., alcanzando las 4.250 toneladas que le permitían una autonomía de 8.000 millas a 20 nudos, y de 2.000 a 32 nudos.

Armamento
– Artillería de grueso calibre.
Correspondía al armamento el 12,4% del peso del buque.  Su armamento principal estaba compuesto por 8 cañones de 203/60 (8”) modelo 1933, montados en 4 torres dobles. La máxima elevación era de 45º, y su depresión de -10º, con una cadencia de tiro de 4-5 d.p.m.. Estos cañones podían lanzar un proyectil de 122 kg. a una distancia máxima de33.500 m. con elevación máx de 45º, mientras con las alzas a cero el alcance era de 5.000m. El peso de cada cañón era de 20.700 kg. y su longitud de 12,15 m.
La carga explosiva del proyectil era de entre 2,5 y 10 kg de explosivo según el tipo, y la carga propelente entre 21 y 30 kg. La longitud del obús era de 90 cm.
Su cadencia de disparo era de entre 4-5 d.p.m. y la vida media del ánima era de 300-500 disparos, siendo la dotación por caña de 140 obuses
En cuanto al peso de las torres, la Antón y Dora pesaban 240.000 kg, y la Bruno y César 262.000. Su accionamiento era eléctrico, y la elevación de las piezas, hidráulica.
La velocidad de elevación de los cañones era de 8º/seg, y su arco de tiro de 290º.
A 10.000 m. su penetración en blindaje era de 24 cm.
Artillería de mediano calibre.-
Estaba formada por 12 piezas bivalentes del 105/65 (3,5”) modelo 1933, montadas en torres dobles giroestabilizadas. El peso de cada cañón era de 4.560 kg, y su longitud 6,8 m. con una cadencia de tiro entre 15 y 18 d.p.m.  Disparaban munición completa, con un peso total de 26 kg, de los que 15 correspondían al proyectil y 6 a la carga propelente, quedando 4 para la vaina.
La vida media del tubo era de 2.950 disparos, y la dotación por caña de 420 obuses, el ángulo de elevación oscilaba entre -8º y 80º, siendo su alcance máx. con 45º,de 17.700 m. y con 80º de 12.500 m.  Su velocidad de elevación era de 10º/ seg. Y su arco de tiro de 360º. El peso de cada torre era de 27.800 kg.

– Artillería de pequeño calibre.
Estaba constituída por 18 piezas Bofors del calibre 40/56 a.a. (1,57”). (Otros países las construían con 40/60), modelo  1944. Estas piezas eran sencillas (las había dobles y cuádruples), y el cañón tenía un peso de 462 kg. y una longitud de 3,8 m. con una cadencia media de 120 d.p.m.
La munición era completa con un peso total de 2 kg.(de los que 0,9 correspondían al proyectil), y una longitud de 44 cm. La vida media del arma era de 10.000 disparos, y su dotación de 2.000 disparos por caña.
Su alcance máx. en horizontal con 45º de elevación era de 10.000m, y en tiro antiaéreo con 90º, de 7.000 m.  El peso de un montaje simple era de 1.900 kg, y su velocidad de elevación de 24º/seg, mientras que en giro horizontal era de 26º/seg.

Su armamento a.a., quedaba finalmente completado con 28 cañones  MG de 20/65. Esta prolífica arma, la llevaron casi todas las unidades germanas, desde los submarinos hasta los acorazados, en montajes sencillos, dobles o cuádruples.
Disparaban munición completa de un peso total de 320 gramos.
Podían lanzar un proyectil de 134 gramos a una distancia de 5.000 m. en horizontal, o de 3.700 en blancos aéreos, con una cadencia máx, de 280 d.p.m. aunque la normal era de 120, por lo que los montajes cuádruples “vierling” podían disparar más de 500 d.p.m. cada uno. La dotación era de 3.000 disparos por caña, y su ángulo de elevación entre -10º y 90º. El peso de los montajes cuádruples era de 2.150 kg.
Torpedos
Disponía de cuatro montajes triples de torpedos, dos a babor y dos a estribor. Además de los doce torpedos almacenados en los tubos, disponía de otros doce en reserva.
Los torpedos eran del tipo G7 de 533 mm de diámetro, y 7,14 m de longitud, con un peso de 1.500 kg, entre los que se incluían los 430 kg de T.N.T. de la cabeza de combate. Se lanzaban al mar por un sistema de aire comprimido y eran impulsados por un motor de petróleo de 4 cilindros que le proporcionaba 245 hp de empuje y una velocidad de 44 nudos. En la parte superior de los montajes, se hallaba el puesto blindado para el operador.
Su sistema de defensa lo completaba una catapulta y tres hidroaviones Arado 190.
El equipamiento artillero a.a. descrito, de 18 montajes simples de 40/56 y de 28 del 20/65, en dos montajes dobles y seis cuádruples, es el que mantuvo desde julio 1944 hasta el final de la guerra, pues le fue cambiado en tres ocasiones.
En cuanto a los telémetros,  las piezas de 203, tenían 5 telémetros de 7 metros, dos en las torres sobreelevadas, en el puente , en el puente secundario de mando , además de dos de 3 metros situados lateralmente en el puente, mientras para la artillería de 105, tenía cuatro instalaciones telemétricas en cúpulas laterales a proa y popa de las superestructuras..
Las antenas de radar de 50 cm. se instalaron en el puente y la superestructura de popa, un tercero en el trípode. También llevaba un equipo pasivo de escucha submarina en un pequeño bulbo en proa.

Prinz-Eugen-22Historia
Con arreglo al programa de 19-7-35, Alemania comienza a construir 5 cruceros pesados, de los que sólo acabarían 3: El Admiral Hipper, el Blücher y el Prinz Eugen, éste último botado en 1938 y alistado el 1-8-40 en Kiel, sufrió algunas mejoras respecto a sus hermanos de clase, siendo su eslora y desplazamiento ligeramente superiores.
El conocimiento de los problemas surgidos en la utilización de los cruceros pesados, permitió la construcción de éstas potentes y óptimas unidades, que sin tener ninguna característica especial, resultaron unas de las mejores unidades de éste tipo que participaron en la última guerra mundial.
Hay que tener en cuenta que éstos buques fueron proyectados para un empleo en el que se excluía su uso contra Gran Bretaña, pues se estimaba que su enemigo sería Francia, por lo que hubieran fácilmente prevalecido sobre los cruceros pesados franceses, más débiles.
Estas unidades, se encontraron por el contrario, que tenían que afrontar una guerra oceánica que requería unas prestaciones fuera de sus posibilidades, especialmente su radio de acción, que en éstos buques era muy reducido. Durante su vida operativa tuvo 4 comandantes.
En cumplimiento de la llamada “Operación Rheinübung”, El Prinz Eugen, junto al acorazado Bismarck,  zarpan de la base de Gotenhaven el 18-5-41, para dedicarse a la guerra del corso en el Atlántico. Ambos barcos con tripulaciones muy jóvenes, (21 años de media), y poca experiencia en combate. Navegan por el Báltico, a través del Kattegat, entrando en el Mar del Note el 20 de mayo sin ningún incidente. No obstante, ambos buques habían sido detectados, y el Almirantazgo ya estaba informado, ordenando una gran caza en la que formaban 2 acorazados, 1 crucero de batalla, 1 portaaviones y dos cruceros pesados.
El grupo es avistado por un avión de reconocimiento en las costas noruegas, siendo favorecido por un tiempo muy nuboso, hasta que en las inmediaciones de Islandia son descubiertos por los cruceros pesados Suffolk y Norfolk, que tienen que escapar a toda máquina de los disparos del Bismarck, siguiendo al grupo a 22 km. de distancia.
A las 5,00 h. del 24 de mayo, los hidrófonos instalados en el casco del Prinz Eugen, recogen ruidos de hélices. Se trataba del Hood y del moderno acorazado Prince of Wales, Abren primero el fuego los buques británicos, cayendo los proyectiles cerca del Prinz  Eugen, respondiendo en seguida los alemanes.  Un proyectil del 203 del Prinz Eugen, impacta en la cubierta de botes del Hood, provocando un incendio que sirve de referencia a los artilleros alemanes, alcanzando al Hood  la tercera andanada lanzada por el Bismarck, y saltando por los aires, al incidir en la santabárbara, salvándose 3 marineros de los 1419  de su tripulación.
Tras desaparecer el Hood, los alemanes giran sus cañones hacia el Prince of Wales, que es alcanzado en el puente de mando, matando a casi todo el Estado Mayor, excepto al capitán del buque afectando también otros obuses al radar y una torre, abandonando el combate el británico, tras una cortina de humo. En esta acción , el Prince of Wales  fue alcanzado por 4 obuses del 381 mm del Bismarck, y 3 del 203 del Prinz Eugen.
El Almirante Lütjens, decide que  el crucero se desplace al centro del atlántico para continuar con su misión de atacar el tráfico mercante, siguiendo el Bismarck sólo hacia su trágico final de todos conocido. El Prinz Eugen, llegó a Brest indemne, pero con averías en calderas y turbinas, posiblemente por quemar fuel contaminado, donde permanecería sin salir, junto a los cruceros de batalla Scharnhorst y Gneisenau.
A finales de 1941, la Luftwaffe, ya no podía proteger a los buques retenidos en Brest,  de los bombarderos de la R.A.F. que los habían alcanzado en varias ocasiones, por lo que Hitler decide que se trasladen al norte a través del Canal de la Mancha, bajo las narices de los británicos, en lo que sería conocido como “La gran carrera del Canal”. Se pone así en marcha la “Operción Cerberus”, estudiándose hasta los mínimos detalles, pese a que algunos mandos de la Flota calculaban que tendrían un mínimo de un 50% de pérdidas.
250 cazas Messerschmit y Fockewulf 190, crearían un paraguas contra la R.A.F. a lo largo de casi 1000 km.,  de forma que siempre hubieran 16 cazas sobrevolando la formación en turnos de 20 minutos, por lo que en los relevos se juntaban 32 cazas.
La fecha fijada fue el 11-2-42, con noche cerrada y mareas favorables, navegando los 3 buques grandes y sus escoltas de 6 destructores a toda máquina, abriendo la marcha el Scharnhorst y cerrándola el Prinz Eugen.
Al amanecer del día 12, la flota de batalla había recorrido 400 km. sin ser detectada. Aunque unos cazas británicos avistaron el grupo a las 10,45 h, hasta el mediodía no se puso en marcha el sistema de defensa que fue lento y vacilante.
Los primeros en actuar fueron las baterías costeras de Dover, disparando sus cañones del 230 mm., que quedaron cortos por muy poco, pues los germanos navegaban ceñidos a la costa francesa. A mediodía la flota ya había salvado la parte más estrecha del canal tras recorrer 580 km.
Tras rechazar el ataque de un escuadrón de lanchas torpederas y cañoneras, son atacados por aviones torpederos “Swordfish”, que son presa fácil de los cazas alemanes
Poco después, el Scharnhorst choca con una mina que le afecta casco y hélices y queda parado. El Almirante Ciliax, pasa su insignia a un destructor y parte para alcanzar al resto de la flota , mientras el crucero de batalla trata de reparar sus averías.
El grupo es atacado por dos grupos de bombarderos Beaufort y uno de Hudson, sin ningún resultado, mientras el Scharnhorst tras reparaciones de urgencia, continúa hacia el norte.
Frente a las costas de Bélgica, la Royal Navy, lanza un último ataque desesperado con 6 viejos destructores, siendo recibidos con una lluvia de fuego, y quedando uno de ellos destruído.
A última hora de la tarde, son atacados por diversas oleadas de bombarderos sin éxito. A las 8,00 h. el Gneisenau choca con una mina, pero continúa su marcha tras una reparación de urgencia, llegando a la desembocadura del Elba junto al Prinz Eugen. Mientras, el Scharnhorst que había chocado con una segunda mina, continúa su marcha a 12 nudos llegando a Wilhelmshaven sin novedad.
De los 390 aviones que en total enviaron los británicos contra el grupo de combate, fueron derribados 60, contra 16 cazas alemanes abatidos.
El Prinz Eugen , que ya se había hecho una reputación de resistente  antes de conducir una flotilla de destructores en aguas noruegas en 1492, es torpedeado  por el submarino británico Trident el 23 de febrero en aguas noruegas frente al fiordo de Trondheim. El impacto directo, le destroza gran parte de la popa, y aunque no afectó a las hélices, sí afectó a las calderas y al timón. Moviendo las hélices de babor y estribor a distintas velocidades, su comandante Brinkmann, consigue llegar al abrigo del fiordo, con la popa arrastrando detrás, y con 5 muertos y 25 heridos.
Allí se efectúan reparaciones de emergencia, se le amputan 14 m. de popa, y se le montan dos pequeños timones sujetos al reforzado mamparo de popa, que se movían por cables de acero que estaban acoplados a un cabestrante fijado a la cubierta, movido por un motor eléctrico, y que también podía ser accionado manualmente al estilo de los navíos del siglo XVIII en caso de avería del motor eléctrico, como así sucedió en su viaje hasta Kiel que realizó a menos de 18 nudos, saliendo el día 16 de mayo, siendo atacado por 24 bombarderos y 27 torpederos británicos, defendiéndose con su propia artillería y con la ayuda de 6 Messerschmitt que acudieron en su ayuda, reivindicando los alemanes 22 derribos. El Prinz Eugen, salió ileso, atracando en Kiel donde permanecería varios meses reparando.
Finalmente participó en el gran drama humano en el Báltico, donde junto a los pocos buques que le quedaban a la antaño espléndida Kriegsmarine, evacuaron a varios millones de civiles y militares de la Prusia Oriental, amenazada por el ejército soviético  demostrando su verdadera valía. Durante la primavera de 1945, los buques alemanes dispararon más proyectiles contra los rusos, que en toda la guerra. Los artilleros del Prinz Eugen, ayudados por un avión de observación Arado, y observadores avanzados para dirigir el tiro, hicieron estragos entre las columnas de blindados y unidades de artillería soviéticos.
Disparaban hasta quedarse sin munición, volviendo a Kiel a repostar más munición y combustible, y de nuevo volvían al fuego una y otra vez. En enero de 1945, sólo en tres días, el Prinz Eugen disparó 875 obuses del 203 mm, teniendo que recamerar su artillería gruesa, por lo menos en una ocasión debido a su desgaste.
La intensa barrera de fuego paralizó varios meses a las tropas soviéticas, y ayudaron a que dos millones de civiles y 500.000 soldados escapasen a occidente a bordo de todo tipo de buques desde remolcadores hasta grandes unidades de combate, mientras los rusos disparaban su artillería sobre los atestados puertos y playas. Fue la evacuación marítima más exitosa de la historia. No obstante, numerosos barcos atiborrados de refugiados en todas sus cubiertas ,fueron hundidos por los submarinos  soviéticos o por la aviación aliada muriendo miles de ellos.
En octubre de 1944, el Prinz Eugen embistió al crucero ligero Leipzig, clavándole la proa hacia media eslora y casi partiéndolo por la mitad. Los buques permanecieron unidos 14 horas para evitar el hundimiento del Leipzig, hasta que llegaron los remolcadores para separarlos. El Prinz Eugen resultó con pocos daños, pero el Leipzig no volvió a navegar. En Abril de 1945, el Prinz Eugen se retiró a Copenhague, donde fue capturado por los británicos sin combustible ni municiones.
Tras el suicidio de Hitler, y la rendición de Raeder el 9-5-45, sólo el Prinz Eugen quedaba intacto de la otrora poderosa Kriegsmarine, pues los dos cruceros ligeros Leipzig y Núrnberg, aún a flote, estaban inutilizados.
El crucero fue oficialmente dado de baja el 7-5-45, y entregado a Gran Bretaña el día siguiente. En Diciembre fue entregado a la U.S. Navy, y trasladado a Estados Unidos por su tripulación original, donde tras estudiarlo a fondo, fue trasladado al atolón de Bikini, en las islas Marshall, donde junto a otros buques obsoletos, serviría de banco de pruebas  de una explosión atómica que se llevó a cabo el 1 de julio, siendo uno de los pocos buques supervivientes, pero su alta contaminación radiactiva hizo que el 22-12-46, fuera remolcado al atolón de Kwajalein y hundido. El pecio fue recuperado y demolido entre 1962y 1965.