Jorge Juan


Jorge Juan 01
Características
– Eslora: 62
– Manga: 10
– Calado: 4,8
– Desplazamiento: 935 Tons
– Velocidad: 11 nudos
– Tripulación: 160 Hombres

Armamento
– 3 piezas Parrot de 16 cm
– 2 Krupp de 7,5 cm
– 1 cañón de bronce de 8 cm

Notas
– Escala: 1:200
– Fecha de Construcción maqueta: 2003
– Autonomía 1690 millas.
– Motor de 1.100 C.V. conectado a una hélice.
– Superficie vélica 1.125 metros cuadrados.

História
La utilidad demostrada por los dos Avisos de hélice Marqués del Duero, y Fernando el Católico, durante las Guerras carlistas, buques que habían sido construidos poco antes en Francia, en los Astilleros de La Seyne, en Toulón (Francia), llevó a contratar con los mismos, la construcción de otros dos buques mayores y mejor armados, que recibirían los nombres de Jorge Juan, y Sánchez Barcáiztegui.
Las quillas se colocaron en 1874, y fueron botados en 1876, quedando listos para el servicio el 12 de Julio de 1977, construyéndose bajo la dirección del Ingeniero de la Armada Joaquin Togores, asistiendo nuestro embajador a la botadura.
Para entonces la contienda carlista, había terminado, por lo que, dado que tenían cualidades como cruceros coloniales, fueron, al igual que sus antecesores, destinados al servicio en ultramar, a la estación de las Antillas, donde permanecerían hasta el final de sus vidas marineras.
Ambos buques, se clasificarían oficialmente como “navíos a hélice de 3ª clase”, y más tarde como “cruceros de 3ª clase no protegidos”, aunque en la práctica no pasaban de ser unos grandes cañoneros.
Aunque en los Estados Generales de la Armada, inicialmente constaban como construidos con casco de madera, lo cierto es que el casco era totalmente de hierro, y así posteriormente lo reconocieron y rectificaron los mencionados anuarios.
Portaba una arboladura de tres palos, con aparejo de brickbarca, con un acusado y característico espolón, que evidenciaba el país constructor, y que recordaba a sus contemporáneos franceses Eclaireur, Lutin, Boursaint…. muy parecidos
Llegados a las Antillas, se les pintó de blanco el casco, como era usual, comenzando a patrullar aquellas aguas, y perseguir el filibusterismo y el tráfico de armas a los insurrectos, dado que su escasa velocidad, nula protección y anticuado armamento, les impedía empresas más ambiciosas
En cuanto a su artillería inicial de 3 piezas Parrot de 16 cm. de calibre, (exactamente 162 mm.) ,estaba montada una pieza a cada banda del buque, en unas plataformas salientes, y la tercera en el castillo. Poseían freno de inercia, que funcionaba al deslizarse la pieza tras el disparo por unos raíles.
Estas piezas, idénticas a las de los cañoneros de la clase John Erickson, construidos en USA, para la vigilancia de las costas cubanas, eran un tanto anticuadas y pesadas, por lo que , ya en las Antillas, le fueron cambiadas por tres Hontoria de 12 cm. más modernas y manejables.
En el historial del Jorge Juan. Hay que destacar la persecución del vapor correo Moctezuma, tomado por los insurrectos cubanos, avistándolo el 3 de enero de 1878 frente al Golfo de los Mosquitos, en la costa de Nicaragua, por lo que los insurgentes , al no poder huir, incendiaron el buque, y huyeron a la cercana costa en las embarcaciones de salvamento. No obstante, el grupo de desembarco español, pudo capturar en tierra a 20 de los asaltantes.
Tras una intensa vida naval en aguas cubanas, en la llamada Guerra Chica, el Jorge Juan, quedó convertido en 1897 en pontón y almacén de minas, pasando al puesto de Nipe donde le sorprendería la guerra con Estados Unidos en 1898, prácticamente inservible.
El 21 de julio de 1898, junto a la lancha cañonera Barbacoa amarrada a su costado, son atacados por una formación americana integrada por el Annápolis, Topeka, Wasp y Leyden, decidiendo su comandante, hundir el barco antes que rendirlo.

En cuanto al Sánchez Barcáiztegui, segundo de los Avisos a hélice, también estuvo prestando servicio en las Antillas, lo mismo que su compañero, hasta el día de su pérdida.
El 18 de septiembre de 1895, tras recibir información urgente, de que un buque de filibusteros con armas y material para los insurrectos, se hallaba cerca, cuando salía del puerto, fue abordado por el correíllo Nuevo Mortera, y a resultas del encontronazo, se hundió rápidamente en pocos minutos, pereciendo en el accidente un buen número de tripulantes, y también, el Comandante del Apostadero de La Habana, Contraalmirante D. Manuel Delgado Parejo, y el Comandante del buque, capitán de Fragata D. Francisco Ibáñez Valera, cuyo cadáver fue recuperado varios días después sin brazos devorado por los tiburones, igual que numerosos náufragos

La maqueta representa a Jorge Juan, pintado de blanco, y con la artillería formada por los cañones Parrot de 16 cm. , con freno de inercia en unos rieles,por lo que sus dimensiones son muy reducidas (31 cm, de eslora).