Galera Real


greal_01Características
– Eslora: 60 m
– Desplazamiento: 277 Tons
– Tripulación: 879 personas

Armamento
– 1 cañon con proyectiles de 5 kg
– 4 cañones con proyectiles de 3 kg
– 4 falconetes

Notas
– Escala: 1:100
– Fecha de Construcción maqueta: 1980

Historia
Su tripulación estaba formada por 100 soldados y nobles del séquito, 50 marineros, 400 arcabuceros, y 47 bancos de siete remeros cada uno (329). En total unas 879 personas.
La llamada Batalla de Lepanto, se libró el 7-10-1571, en la punta norte del golfo de Patrás.
Ante los numerosos ataques de las galeras turcas contra los buques y posiciones cristianas, bajo los auspicios del Papa Pío V, se formó el Pacto de Roma, entre el Papado, Venecia, y España, al objeto de formar una flota conjunta con la que atacar a los turcos.
El 16 de Septiembre, parte la Flota coaligada de Mesina, con un total de 207 galeras, 6 galeazas, y un centenar más de naves auxiliares (naos, galeotas, bergantines, etc.) El conjunto sumaba 1815 cañones, y 84.000 hombres, entre soldados, marinos y remeros, de los que unos 20.000 eran españoles, ocupando la línea de fila unas 10 millas.
La Flota estaba mandada por Andrea Doria la Primera Escuadra (Ala derecha), por D. Juan de Austria la Segunda escuadra, (Centro), y por Agostino Barbarigo, la Tercera Escuadra (Ala izquierda). Y una Escuadra de Reserva por D.Alvaro de Bazán.
En cuanto a la flota turca, se componía de 208 galeras, y 66 galeotas, también dispuesta en tres alas.
A las 7.30 de la mañana del día 7, se avistan las flotas, realizando el despliegue de las mismas, y comenzando el combate a media mañana.
En el centro, es donde el combate es más encarnizado, reconociéndose la “Real” de Juan de Austria, y la “Sultana” de Alí Pachá, embistiéndose y quedándose trabadas. Se origina un feroz combate al abordaje entre las dos galeras, similares en tamaño y tripulación, y que además recibían refuerzos de otras galeras que se abarloaban a ellas.
Tras más de una hora de combate cuerpo a cuerpo entre ellas, con suerte varia, interviene la Escuadra de Reserva de Bazán, con 30 galeras, prevista precisamente para momentos como aquel.
Alí Pachá, abandona la “Sultana”, y se traslada a otra nave menor. No hay constancia sobre si murió en combate, o ahogado. Se iza en la “Sultana” el estandarte de la Santa Liga, lo que ocasiona la desmoralización y posterior desbandada de la flota turca.
A las cuatro de la tarde, puede darse por acabada la batalla, ascendiendo las pérdidas cristianas a 15 galeras hundidas, y 7650 muertos con 7.700 heridos.
En cuanto a las bajas turcas, fueron 15 galeras hundidas, 190 capturadas, y unos 30.000 muertos con 8.000 prisioneros, liberándose a 12.000 esclavos cristianos que ejercían de remeros en las naves turcas. Hay que notar el pequeño número de prisioneros, debido a las crueles costumbres de la época.
Algunas de las galeras apresadas, estaban en tan mal estado que debieron ser incendiadas, repartiéndose el botín de galeras, esclavos y tesoros entre los coaligados, correspondiéndole a España la mitad, y la otra mitad, entre Venecia y el Papado.

Historia de la Galera Real
La batalla de Lepanto, tiene como protagonista la Galera, nave típicamente mediterránea, que permaneció hasta el Siglo XVIII. Tras la Batalla de Lepanto, la galera, siguió prestando buenos servicios contra la piratería, e incluso participó en batallas navales de importancia. En España, se usaron galeras hasta el último tercio del Siglo XVIII. En Francia, fue suprimida de la Armada en 1784.
Los orígenes, pueden remontarse a la birreme griega, si bien su nombre ya aparece en el siglo X, por lo que tiene 8 siglos de historia.
Las galeras, podían clasificarse en “Ordinarias”, de 24-25 bancos por banda, las “bastardas”, de 27-29 bancos por banda, y las “reales”, con 30 bancos de 6 o 7 remeros cada uno.
Las galeotas, más pequeñas, solían tener 17 bancos.
Era de notar el gran espolón, que sobresalía unos 7 metros de la proa, y que se usaba, una vez embestida la nave contraria, como pasarela de abordaje.
En cuanto a la artillería, llevaban entre 3 y 5 piezas a proa, para abrir fuego en caza. Los cañones grandes podían lanzar proyectiles de 20-30 kilos a 1500 metros, y los pequeños, lanzaban proyectiles de 3-5 kilos a 2.000 metros.
Esta artillería estaba situada debajo de la arrumbada, plataforma situada en proa donde se colocaban las tropas de asalto.
La velocidad máxima con vela, rondaba los 11 nudos, y a remo solamente, unos 7 nudos, durante tiempo limitado.
En la popa, se encontraba la mayor parte de los elementos decorativos del buque, que podían ser muy lujosos (esculturas, pinturas, etc) de artistas famosos de la época, así como los fanales en la parte superior de la carroza, que además eran un distintivo de mando, (sólo podía encenderlo la galera que ostentaba el mando), y que podían ser verdaderas obras de arte de orfebrería.