Cataluña


Cataluna 01Características
– Desplazamiento a P.C. 7.500 t.
– Eslora máx. 108 m.
– Manga  18,18 m.
– Calado máx. 7,1 metros
– Potencia 11.500 H.P.
– Velocidad máx. 20 nudos
– Dotación 484 hombres

Armamento
– 2 piezas de 240/42 mm.
– 8 piezas de 140/45 mm.
– 8 Nordenfelt de 57 mm.
– 10 Maxim de 37 mm.

Notas
– Escala: 1:200
– Maqueta construída de Enero a Abril de 2007 en madera de pino maciza

Introducción
Los tres cruceros de ésta serie, “Cardenal Cisneros”, “Princesa de Asturias” y “Cataluña”, fueron ampulosamente clasificados como “cruceros acorazados”, si bien no pasaron de ser unos buenos cruceros protegidos, mejores que sus casi hermanos de la clase “Vizcaya”.

El proyecto fue concebido por el Ingeniero Naval  José Castellote. Se aprobó su construcción en tiempos del Ministro de Marina Rodríguez Arias, por R.O. del 17 de septiembre de 1888, pasando sus años en grada con desesperante lentitud, por lo que cuando fueron entregados a la Armada , estaban ya desfasados  en comparación con otras marinas. No obstante, en el contexto histórico y económico en que fueron construídos, vinieron a llenar un hueco considerable , pues tras la guerra hispano-norteamericana, la Armada había quedado reducida a un grupo de buques poco menos que inútiles.

Su diferencia con los infortunados “Vizcaya”, hundidos todos en la batalla de Santiago de Cuba, y con los que inicialmente deberían haber formado una sola clase de seis buques, fueron sensibles. Al ser colocados en grada tres años después  que aquellos, se les pudo incorporar una serie de reformas subsanando defectos observados en la anterior clase, entre ellos aprovechar el ahorro de peso al cambiar la artillería de grueso calibre , y eliminar dos piezas de mediano calibre , en mejorar el blindaje de las casamatas de 140 mm , y cerrar los extremos de la cintura acorazada con dos mamparos blindados de 250 mm., formando un cajón, que cerraba y protegía los elementos principales del buque. El casco tenía una roda menos acusada, y una antiestética y semiesférica popa de las llamadas en “culo de mona”, con un timón sin compensar articulado en el codaste. Los mástiles machos, más bajos y más gruesos, incorporaban sendas cofas, situadas más bajas, en las que estaban instaladas dos piezas de 37 mm. Como ya se ha dicho, se modificó también con gran acierto la instalación de la artillería de medio calibre, encerrándola en unas casamatas que protegían a piezas y servidores de una forma más eficaz que en sus antecesores que tan sólo tenían unos sencillos manteletes.

Cataluna-10También variaba la artillería de grueso calibre, que pasó de los viejos Hontoria de calibre 280, a los más modernos Guillén de 240, más eficaces y ligeros. Asimismo las torres, de nuevo diseño, eran menores y más perfiladas que los grandes caparachos de los Hontoria, por lo que eran más adecuadas para recibir impactos en combate. Las chimeneas, también eran dos, pero en éste caso verticales y de sección ovalada.

Estos tres buques, fueron construídos en los astilleros del Estado en Ferrol, Cádiz y Cartagena, y debido a la escasez de materiales y de mano de obra especializada, tardaron un considerable número de años en terminarse (El Cisneros 10 años). No obstante, fue el principio del resurgimiento de la industria naval española, por ser los materiales, diseño y tecnología totalmente nacionales. Nuestra marina estaba basada de forma extrema en los principios de la “Jeune Ecole” francesa, que proponía que los “capital ships”fuesen cruceros acorazados, en detrimento de los verdaderos acorazados. Este principio se reveló como un error y un gran fracaso, y más aún en España donde los cruceros que alistábamos, no eran cruceros acorazados, sino cruceros protegidos, que no tuvieron ninguna oportunidad frente a la escuadra de acorazados de Estados Unidos.

Proteccion
Estos buques, llevaban una cintura acorazada de acero al níquel, de 1,70 m. de altura, que se extendía a lo largo de 84 metros del casco , con un blindaje de un espesor que oscilaba entre 150 mm a proa, 200 mm a popa, y 300 mm. en el centro del buque. En las torres de grueso calibre, el frontal del Cataluña, tenía 130 mm de blindaje, mientras que en los otros dos cruceros era de 200 mm. en los costados 40 mm y 50 mm en el techo. En cuanto a las barbetas, estaban construídas de acero al níquel con un espesor de 180 mm. Las casamatas de los cañones de mediano calibre eran de acero al cromo con un espesor de 3-4 cm. La torre de mando tenía un espesor de 20 cm., y 3 cm. el tubo de comunicaciones. La cubierta protectriz tenía un blindaje de 51 mm.

Artilleria
La artillería principal estaba formada por dos cañones del 240/42 – 9,45”-(Según otros autores 50 calibres).

Estos cañones Canet-Guillen, de proyecto 1894, podían disparar un proyectil de 150 kg. de peso a una distancia máxima de 14.000 metros con un ángulo de elevación máx. de 20º, teniendo en éste caso el proyectil un ángulo de caída de 35º, con una penetración del proyectil de 84 mm.

Con alza a 2,5º, el alcance era de 4.200 m. alcanzando en éste caso una penetración en el costado del buque de 245 mm con un ángulo de caída de 3,3º. Estos cañones disparaban munición separada (proyectil-carga propulsora), con una velocidad inicial de 800 m/s. El cañón pesaba 24 t. y su ángulo de elevación oscilaba entre -5º y 20º. Su cadencia era de 1 d.p.m. Podían ser movidos eléctrica y manualmente. Cada torre pesaba 92 toneladas, y su campo de tiro era de 240º.
La artillería de mediano calibre, la formaban 8 cañones Schneider-Canet, del calibre 140/45 (En realidad 138,6/45), mod. 1884. Estos cañones de 4 toneladas de peso tenían una cadencia de tiro de 4 d.p.m.  Usaban munición separada, con un peso del proyectil de 36 kg. que eran lanzados con una velocidad de 725 m/s.

Su ángulo de elevación oscilaba entre -10º y 25º, siendo su alcance con elevación máxima de 25º de 15.000 metros. Su operación era sólo manual. Montaba dos piezas del calibre 75 mm, posiblemente el inglés Amstrong de 75/40, mod. 1893. Su peso era de 510 kg, y podía lanzar un proyectil de 5,8 kg. de peso con una carga proyectora de 1,25 kg. de pólvora,  con un alcance máx. de unos 10 km.  Su cadencia de tiro era de 15 d.p.m.

La artillería contratorpedera de pequeño calibre, la formaban 8 cañones de 57 mm. de tiro rápido Nordenfelt AII, con cierre de cuña, que podían lanzar un proyectil a una distancia de 4.100m. Iban montados sobre un afuste de pedestal, y estaban colocados sobre los techos de las casamatas de 140 mm, con lo que tenían la ventaja de estar más altos sobre el agua, y tener un amplio campo de tiro.
También montaban 10 piezas de 37 mm., (1 pdr.) Maxim-Nordenfelt, mod 1885. Estas piezas que se fabricaban en una gran variedad de longitud de tubos ( entre 27 y 50 calibres), en su versión semiautomática, podían lanzar un proyectil de 450 gr. a una distancia máxima de 3.200 m. con un ángulo de elevación máx. de 11º. Su operación era sólo manual, y los montajes sencillos. Su munición era fija (cartucho y proyectil), y su cadencia de tiro de 25 d.p.m. Estos cruceros tenían que llevar todos 3 tubos lanzatorpedos, pero finalmente sólo los montó el Cisneros

Cataluna-12Propulsión
Las máquinas principales eran dos, horizontales y de triple expansión, construídas por la Maquinista Terrestre y Marítima de Barcelona.  Tenía 6 calderas, cuatro dobles y dos sencillas, cilíndricas de llama invertida, con un total de 40 hornos, también de la Maquinista. Tenía dos chimeneas rectas y de sección elíptica, y dos hélices de bronce de 5 metros de diámetro. La fuerza de la máquina a tiro normal era de 10.600 h.p., y a tiro forzado, 11.500, alcanzando los 18 y 20 nudos respectivamente.
La capacidad de las carboneras era de 1.060.000 kg. de combustible sólido, siendo el consumo diario a toda máquina de unos 200.000 kg. A velocidad económica de 11 nudos, podía recorrer 6.500 millas.

Otros Equipos
Llevaba 2 servomotores para el cambio de marchas, y otros dos para virar las máquinas en frío. Ocho bombas dobles para agua potable y alimentación. 2 ventiladores para la cámara de máquinas y  cinco centrífugas para circulación de condensadores. También  cuatro máquinas de izar cenizas. Estaba  provisto de redes “Bullivant” con torpedos, y una lancha a vapor de 28 m. de eslora que alcanzaba los 18 nudos, aparte de diversos botes y lanchas diferentes. Para el servicio eléctrico del buque disponía de 5 grandes dinamos. También se le dotó con el primer servicio telefónico que se implantó en la Marina, igual que un servicio de telegrafía sin hilos (TSH).
El coste del buque alcanzó los 23 millones de pesetas de la época.

Historia
Botado en el Arsenal de Cartagena el 24 de septiembre de 1900, y entregado en 1908, recibió la Bandera de Combate en Barcelona, donada por un grupo de damas de la alta sociedad. El 8-6-11, El Cataluña y diversos transportes desembarcan un contingente de infantes de marina en la plaza de Larache, permaneciendo en el sector patrullando las costas de Marruecos durante las sucesivas campañas.
Hasta 1921, realizó numerosos viajes destinados a mostrar pabellón, representación , escoltas a los Reyes, etc.
En 1924, vuelve a prestar sus servicios en el litoral marroquí en diversas ocasiones, en una de ellas, mientras protegía la posición de M´Ter, recibió un disparo de cañón enemigo que estalló sobre cubierta, causando entre otras bajas, la muerte del tercer comandante D, Jaime Janer.
En 1925, efectúa importantes carenas en Matagorda, siendo a partir de entonces destinado a albergue y adiestramiento en viajes de instrucción de los futuros oficiales de la Armada, hasta la entrada en servicio del Juan Sebastián Elcano.

Terminó su carrera en la ría de Bilbao en 1929 vendidos para chatarra en pública subasta, por estar ya totalmente obsoletos, y tras haber pasado por la Marina sin pena ni gloria.

En cuanto a sus gemelos, el Cardenal Cisneros, botado en 1897 y entregado en 1903, dedicó su corta vida a viajes de instrucción y protocolo como sus hermanos. El 28-10-05, zarpó de Muros para ir a Ferrol a reparar calderas. Por un grave error del oficial de derrota, chocó con una laja en los bajos de Meixidos, que le desgarró mas de 50 metros de su obra viva, alcanzando la cámara de calderas y máquinas de proa, por lo que la inundación no pudo ser controlada, dando tiempo a que toda la tripulación pudiera abandonar el buque, hundiéndose  de proa en poco mas de 30 minutos.
El Princesa de Asturias, fue botado en 1896 (fue el primero de los tres), y entregado en 1903. Su vida militar fue similar a la de sus hermanos: mostrar pabellón, protocolo, etc.  Intervino también en las campañas marroquíes (cañoneo posiciones, escolta convoyes, etc) siendo dado de baja en 1927, aunque estuvo en las Listas de la Armada  hasta 1930.  Como anécdota curiosa, cabe decir, que en el momento de su botadura, el buque se detuvo en el límite del agua  a caballo entre los rieles y el agua, sin que cuantos esfuerzos se hicieron lo pudieran mover de allí , por lo que la gente lo bautizo con el apodo de “el arrastrao”, deslizándose una semana más tarde él sólo, sin ninguna intervención, por lo que le cambiaron el apodo por el de “el espontáneo”.